ULTRAMARATON LEON 2016

¿A dónde viajaste? ¿qué distancia corriste? ¿y tus tiempos?
Avatar de Usuario
Quetza
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 1150
Registrado: Lun Jun 25, 2012 8:31 am
Gender: None specified

ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Quetza » Lun Nov 28, 2016 10:14 am

Ni cómo comenzar este rollo...Tal vez como MI PRIMER ULTRA
Creo que se inició por el asunto de mi Maratón en Guadalajara, el cual me dejó un terrible sabor de boca, pues no logré ni por mucho hacer mi sub4 para el que tanto entrené, el hecho de entrenar en plano y encontrarme con 12 mega puentes arruinó mi meta. Luego el estress a la siguiente semana del maratón por la carrera Campus Trail en mi trabajo, provocó un inmenso ruido en mi cabeza, era un choque de pensamientos que revoloteaban sin sentido...Y publiqué que el ruido de mi cabeza no cesaba..o algo así en el FB. Alguien ahí me comentó "ultramaratón, 70 km"
Me causaba cierta gracia y tentación. Había sabido rumbo a Ags que el ultra lo había ganado una amiga en tercer lugar porque solo había tres participantes en 70 km. Mis ansias de poder :lol: :lol: :lol: me picaban las costillas diciendo "ve y gana" ya que quedar en 4o lugar en la Campus Trail por una pizza deliciosa me había frustrado igualmente. Ya también había comentado en el mismo medio que si ganaba la Campus Trail me inscribía al Ultra, cosa que no logré obviamente, así que entre publicar mis sangronadas y frustraciones, me llevó a comentar en una publicación de VFrancisco P. (a quien apenas conocí en Guadalajara, amigo de Angel y parte del grupo que recorrimos los 21 km iniciales) donde hablaba él de ir por su ultra medalla, algo así como "yo iría pero..." y de ahí, ese viernes 25 de Noviembre, él me respondió que me invitaba la inscripción :shock: que checara que aún hubiera inscripciones y me la pagaba :shock: ...mi mundo fue un caos, del cual Lupita Aguila fue testigo :lol: :lol:
Debo aclarar que la oferta de Paco no tenía ni ha tenido ninguna mala intención, las cuales se perciben de lejos y hacen dudar aceptar cosas así, con él era mera "buena vibra".
Así que moví el planeta y saliendo de mi trabajo corrí al lugar donde se recogen paquetes (e inscriben), con el apoyo de mi tocayo Piña, co-organizador del evento que me reservó una inscripción, a quien conocí también el viernes por redes nada más y ahí estoy...inscrita para el ultra de 70 km...
Por qué 70 y no 50?, por culpa de Lupita y conclusión también mía. Como que 50 después de un maratón no es la gran cosa, pero 70 sí se siente Ultra, y total!...si me siento morir, me bajo en 50 o en 60 o según sea, así que 70 quedó. Saliendo de ahí conocí a Ramón y estuve platicando con él un rato...pondré una de sus frases en el lugar correspondiente :mrgreen:
Lo presumí a todo mundo, el rostro de mi marido no se sorprendió, tenía cierta preocupación y enojo :| ...la vida es dura :P
Comí arrachera, para que amarrara la energía proteína y todo lo debido, que sé debo comer pasta, pero mi cuerpo me pide carne abundante, así que se la dí antes de que pidiera. No bebí cerveza con mi arrachera, sino naranjada, frijoles de la olla y en la noche cereal ligerito, un baño y a dormir temprano (10 pm). A las 3:45 am me levanté y preparé, desayuné medio vaso de café con leche y medio bolillo con mermelada, decidí no cargar absolutamente nada, solo mi cel musical con el endomondo, mi ife por cualquier cosa y dos pastillas de diclofenaco por si acaso.
Llegué al arranque con 15 minutos previos a él (era a las 5 am), saludé a Angel, Miguel San y varios más de León. Muy pocos corredores,110 en total, menos mujeres que hombres, pero ahí estábamos ya, con un mugriento frío y a la luz de una sonrisa de luna, no sé si se burlaba o si estaba feliz de que le acompañáramos un rato. La iluminación un tanto escasa, a tramos nula, a tramos amarilla. Por lo que armada con un buff en mi nariz para el frío, la gorra de los ultras con capa para el cuello, mi sudadera y mi lámpara eran lo que me ayudarían. Decidí beber y comer todo cuanto se me diera, no iba a desperdiciar absolutamente nada, el hecho de no haber estado preparada antes en ese sentido ( y en ninguno jeje), no me iba a hacerme rendir por dejar pasar lo necesario.
Arrancamos y los 10 mts. una leve desviación de la ruta por los líos del nuevo dueño de una zona del parque, el cual anda construyendo una barda y destruyó la pista, no pude evitar gritar "una porra para el que construye!!!" y surgió la famosa canción tipo "Titititi tiiiiiii!" ...Seguimos y la oscuridad nos envolvió intermitentemente, camino de tierra y piedras y a otros 10 mts, veo a la ganadora y amiga de los 70 km pasados, que ahora iba por 100 km, limpiándose la rodilla, le pregunté si todo bien, si se había caído y sí, cayó y tenía sangre escurriéndole de la rodilla, la acompañé trotando aún , vimos a un amigo que fue como apoyo y le pedí agua, él fue a conseguirnos el agua en su bicicleta y nos alcanzó y dio dos bolsitas, con las que se limpió la rodilla y se quitó las piedritas que tenía aún clavadas. Ella traía short y tobillera alta, pero la zona de su herida quedaba libre así que el viento fresco le ayudaría a secar su herida ya limpia. La acompañé más distancia. Los primeros 21 km se recorrerían fuera del parque, así que entre cuidarla y sentirme segura acompañándonos mutuamente, recorrimos así al menos 10 km, mi cel me decía que iba a 6:30 y el plan acordado con Lupita era ir a 7 o 7:30, así que llegó un momento en que le dije que me iría más lento y que la dejaba ir, ya no tenía ella necesidad de limpiarse la sangre ni similar, parecía que estaba bien. Seguí disfrutando plenamente MI tiempo MI música, revisando y dejando ser a cada pensamiento que quisiera venir, resolviéndolo uno a uno, sin preocuparme de hacer desayunos, de ir a la escuela, de trabajar, de alguien esperándome, de nada, éramos la luna sonriente, el camino, mi música y mis pensamientos, en pleno goce.
Llegamos a un parque donde de pronto se apagaron las luminarias, totalmente, la zona se veía no de buenos rumbos, un tanto peligrosa, pero al fin de cuentas, se salió triunfante de ahí, pero la verdad, tuve que acelerar el paso, rebasé a varias personas, me hidraté cada que me ofrecían y estaba con dolor en el vientre por tanta agua bebida y que deseaba salir, así que mi prisa una vez más era llegar a la ruta del parque para encontrar un baño, llegamos al parque y era recorrer la zona del bosque que ni sabía que existía :mrgreen: pero aún sin baño, así que seguía apurada en mi paso, luego el sol salió y mi sudadera ya estaba empapada y mi lámpara me estorbaba, por fin un baño y al salir, vi a dos chavas esperándome que saliera, solo pude expresar "hace litros que no veía un baño!" ...a manera de disculpa por mi tardanza. Seguí feliz el camino, que por aquí luego para allá y luego los mil circuitos repetitivos y aburridos que siempre le critiqué a Miguel San "Qué, no te aburres de recorrer tanto lo mismo?" me decía a mí misma arremedándome por habérselo dicho tanto a Miguel :lol: :lol: :lol: y la verdad me reía sola :lol: :lol: y es que no es aburrido, es como correr "de bajada" sin freno, sin preocuparte si te saldrá una piedra o bache en el camino, si habrá hidratación o no, no te preocupa nada, porque lo registra uno la primer vez y el resto es solo disfrutar tu interior, no tanto el paisaje, que a momentos es inevitable pues la belleza del agua reflejando a las aves, los patos con sus ruidos, los lancheros madrugadores, el suave viento...todo resulta hermoso, pero es más un viaje hacia nuestro propio ser...
El circuito tenía 3 puntos claves, dos retornos con hidratación y alimento a los extremos y la meta al centro del circuito con las mismas bondades. Un tapete en uno de los retornos y el tapete en la meta. Cada que pasábamos por la zona de meta, sin pisar el tapete, nos daban una pulsera, que indicaba el número de vueltas que llevábamos cada uno (no me las he quitado más que para bañarme :mrgreen: ) corrí corrí corrí....mi sister Alma (campeona de los 50 km el año pasado) esta vez no correría, iba como apoyo pues su esposo fue por 100 km, así que ella estaba al centro, en la zona de meta, asistiendo a quienes requirieran, ofrecía chocolates, bebidas, galletas, arándanos, crackets, pasas, agua, suero, coca, naranja, etc...todo un festín, en cuanto la vi y sentí el clima ya agradable, le pasé mi empapada sudadera y mi lámpara para resguardo, a sabiendas que quedan seguras, seguí y seguí, en el retorno con el tapete estaba Lorenzo Rendón, que de carrilla no se detenía :lol: :lol: haciéndome disfrutar más la carrera, me alimenté cual puerco en engorda, para aquí y para llevar, de hecho, una mujer ahí me dijo "ERes fan de las galletas!" :shock: :cry: siii....soy el "comegalletas" disfrazado de mujer, pero extrañamente, esta vez más que cosas dulces, mi cuerpo pedía saladas, soy amante de las lunetas y ahí había y sin embargo ni una sola me comí....aaaaah pero las crackets!!...mmmmmm.....cosa más sabrosa!!
Seguí y seguí, me encontraba mil veces con todo mundo obviamente, con Angel fue un "por cuántos vienes Quetza?" cuando le dije que 70, me dijo "Te van a correr!!" jajajjaja la verdad que casi casi... :lol: :lol: :mrgreen: Luego al Capi Héctor diciéndome "y tu cara de guerra?" y solo le respondía con un gesto...el peor que pudiera hacer y un gran gruñido de perro rabioso :lol: :lol: "grrrrrruuuuooorrrrr!!!!" ....sabía que esta vez mi cara de guerra estùpida, esa que no deja de sonreír, tal vez por fin iba a ser vencida y sustituída por una de dolor inmenso...pero aún estaba buscándola. Mil veces me topaba con corredores y solo insistía "Vámonos!!" hasta que yo misma me aburría y pensaba en que sería justo decir otra frase, pero mi boca no hacía caso y solo atinaba a decir lo mismo. Escuché a mi cel decir que iba en el 35 km y pensé "uuuuh...ya nada más la mitad!" y me acordé de mi primer maratón chilango, donde tanto le temía al famoso muro y me di cuenta que jamás en mi vida me he topado con ese muro, así que pensé que tal vez ahora sí lo conocería, que podría aventarme contra él y tocarlo, seguí corriendo.
Como al kilómetro 42, empezó mi achaque más odiado del planeta, es ese terrible dolor que me da en el hombro desde el homóplato hasta la clavícula, nivel quiero llorar, supongo ese es mi muro, pero me parece muy injusto que sea en el hombro, ni que corriera de manos...es tan ridículo que me duela ahí que siento que por eso me pertenece :roll: :mrgreen: ...fui a los "pits" con mi sister y le pedí que me regalara pomada caliente o fría o algo para mi hombro que no toleraba, me consiguió entre los masajistas la cosa esa qeu ponen en spray y me bañaron todo el hombro, por el frente y por detrás, luego me tomé la diclofenaco, como también lo había acordado con Lupita, en el km 42, para ver cómo iba mi cuerpo y ver qué dolía para ver si seguía o no, como en gral estaba bien, a excepción de mi hombro, la tomé, cosa de dos circuitos más y estaba como si nada ya, si me detenía un poco de correr (hacía intérvalos de caminar como de 5 a 10 mts para descansar) se volvía terrible el retomar el camino, pues dolían tobillos, rodillas y cadera, solo al retomar el trote, porque ya trotando, el dolor se iba. Cabe mencionar que hubo buena parte del recorrido qeu lo hice con la planta de mis pies 100% dormidas :lol: :lol: :lol: lo cual me fascinó pues no dolían nada!!!..ya cuando despertaron era el dolor solo en esos momentos, al retomar el trote, pero también era complicado mantenerlo continuo...Me dejé ser, iba por mí y mis caprichos. Al tener esos dolores, inevitablemente me reía, es como incomprensible hasta cierto punto cómo alguien puede obligarse a seguir sintiendo dolor, me remontó a mis recuerdos familiares, donde mi hno. a sus ventitantos años provocaba la furia de los hermanos de menos de 10 años de edad y hacía que estos lo golpearan a él terriblemente, pero obviamente por ser mayor a ellos no les regresaba el golpe pero tampoco los detenía y yo era testigo de semejante golpiza pero mi hermano el mayor a ellos estaba botado de risa :lol: :lol: :lol: supe que era mal de familia, el dolor nos da risa :lol: :lol: :lol: y más risa me daba pensar eso :lol: :lol:
Mi cel marcó km 65 y ahí lo supe ...Supe que ya estaba hecho, que lo había logrado, que ya era mío, que lo había logrado, mi cel marcó batería baja, así que apagué la música con esperanza de qeu aguantara al endomondo y así fue.
A partir de ahí, fue más risa que dolor...o ambos...iba tan feliz que en lugar de decir "Vámonos!" no cesaba de presumir "Sí pude!!!" y me veían con cara de "Qué bien...chido por tí, déjame morir" :lol: :lol: incluso un ciclista que rondaba cuidando a todos, me dijo "A usted la veo muy feliz" como si no debiera estarlo, pero me cae que lo estaba, era como darme cuenta de que aunque había pensado que sí podía, había un leve "no mammms...no lo lograrás" que estaba clavado en lo más profundo de mi ser y sin embargo, le estaba dando una paliza :lol: :lol: :lol: Llamé a mi familia desde un cel que me prestaron, les dije que ya casi terminaba, así que mi última vuelta y ya estaba ahí mi familia, me vieron corriendo, tragando y sonriendo. Llegué a la meta y grité "Por mis ovarios!!" ...la medalla bella pesaba una tonelada pero no quise quitármela, fui a los pits para ver si había otro par de piernas, pero los masajistas me pedían otro par de brazos con sus miradas, así que los dejé ser y solo fui por el almuerzo prometido, me lo dieron y luego a tragar (para variar) una torta...baguette, que solo pude con la mitad, un poco de pasta fría y ensalada.
Saludé en meta a la esposa de Miguel San a quien me dio muuuuucho gusto ver, obviamente a mi familia, que debo decir que para mis hijos no es nada sorprendente lo que hago sino tal vez un tanto fastidioso porque los muevo de un lado a otro en horarios no agradables para ellos aunque a mi marido le sorprendió verme entera :mrgreen:
Al día siguiente y aún hoy, el dolor en las piernas se mantiene, pero delicioso....lamentablemente también el de mi hombro :cry: :cry: no lo tolero, me dicen en casa que se me ven a diferentes alturas un hombro de otro, incluso siento qeu me duele la cabeza por la tensión del dolor de mi hombro, realmente me es insoportable. Buscando la causa, la buena memoria de mi hija me hizo recordar la vez que en mi trabajo cargué sobre ese hombro un bulto muy pesado durante un largo camino y, por mi necedad, no quise ir descansando mientras lo llevaba para no complicarme la vida en retomar otra vez la carga...en esa ocasión, mi hombro quedó caído, nivel "cuasimodo", poco a poco se fue nivelando, pero es cierto, es el mismo dolor, supongo que dañé mucho algún ligamento y solo se aviva el dolor cuando braceo más de lo que se bracea cualquier día, es decir, cuando corro :cry: :cry: iré al doc...realmente, este dolor me hace sentir ganas de llorar, aunque me aguanto como las machas!
Conclusiones: correr 70 km durante 8:41 hrs. no es la gran cosa, creo en mi vida sería mucho mejor correr el maratón en sub4, ese sí es un sueño que me parece inalcanzable.
Me dí cuenta en "márcate" que quedé en 5o lugar de 5 mujeres en 70 km, quedé en 11avo lugar de 15 hombres y mujeres que corrimos 70 km... Y lo más lamentable :lol: :lol: :lol: si me hubiera inscrito en 50 km hubiera sido tercer lugar de las mujeres :lol: :lol: 8) :cry: :x :evil: ya qué, ya lo dije antes, la vida es dura y carrillita :lol: :lol:

Adjunto foto de mi papa....de mi papada en meta :lol: :lol: :lol:

Debo agregar, que el ruido en mi cabeza, ha cesado :)
Adjuntos
meta.jpg
meta.jpg (52.08 KiB) Visto 606 veces
50 KM.jpg
MI TIEMPO.jpg


Maratón 04:27:?? RP(confiando en Endomondo) :roll:
UltraMaratón 70km 08:46:51 :mrgreen:

Avatar de Usuario
arq4001
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 3266
Registrado: Lun Feb 28, 2011 11:22 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor arq4001 » Lun Nov 28, 2016 2:34 pm

No me canso de felicitarte Gaby. Tienes los ovarios bien puestos.
Ultras Felicidades mil. :P :P :P :P


ULTRAS
2014 UltraTrail Gdl 50k
MARATONES
2016: Lala/DF/Jungfrau
2015: Mty/Ags/DF/SLP/Luxemburgo/Lala
2014: Mty/Ags/Gdl/Berlín/Jungfrau/DF/SLP/Lala
2013: Mty/Ags/Qro/León/DF/SLP/Praga/Lala
2012: Ags/Qro/DF/SLP/Roma
2011: Mty/Qro/DF/SLP/Lala
2010: DF

Avatar de Usuario
Quetza
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 1150
Registrado: Lun Jun 25, 2012 8:31 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Quetza » Mar Nov 29, 2016 9:01 am

arq4001 escribió:No me canso de felicitarte Gaby. Tienes los ovarios bien puestos.
Ultras Felicidades mil. :P :P :P :P




:lol: :lol: :lol: gracias Arqui!!! :mrgreen:


Maratón 04:27:?? RP(confiando en Endomondo) :roll:
UltraMaratón 70km 08:46:51 :mrgreen:

Avatar de Usuario
Enriquezrunner
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 4118
Registrado: Mar May 31, 2011 10:26 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Enriquezrunner » Mar Nov 29, 2016 12:27 pm

WOW!!!
No me cabe en la cabeza correr una distanciototota como de 70 kms.
Bueno, pa'cabar pronto, ni 60, ni 50 (y orita, ni "siquiera" 40).
Felicidades, eres Ultra!


If you see me collapsed, please pause my Garmin

Avatar de Usuario
Miguelsan
Corredor de por vida
Corredor de por vida
Mensajes: 626
Registrado: Vie Oct 26, 2012 7:44 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Miguelsan » Mié Nov 30, 2016 9:41 am

Muuchas felicidades Gaby-Quetza-Ultra.

Me dio muchísimo gusto coincidir contigo en este ULTRAMARATÓN, saludarte y verte como 10 veces en cada ida y vuelta (veees que no es tan tedioso como parece) y verte siempre (casi siempre) sonreir.

Muchas Felicidades. Eres Ultra corredora.



Avatar de Usuario
Miguelsan
Corredor de por vida
Corredor de por vida
Mensajes: 626
Registrado: Vie Oct 26, 2012 7:44 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Miguelsan » Mié Nov 30, 2016 9:53 am

He aquí mi ultra crónica.

2 de mayo inicié “formalmente” el programa de entrenamiento, después de cinco meses de incertidumbre por las sensaciones en las zonas sensibles previamente “afectadas” (rodilla y cadera). 30 semanas de preparación exclusiva, con altibajos por cuestiones familiares, laborales y de salud, pero fue avanzando. 16 semanas con dobles sesiones de larga distancia progresiva; las últimas cuatro con casi 360 kilómetros en 8 corridas de fin de semana.

A tres semanas de la fecha esperada, llegaron las dudas sobre el viaje en familia, pues las cuentas no checaban y mi propuesta fue viajar solo, en autobús, hospedarme el viernes y el mismo sábado por la noche regresar, con esto el gasto sería lo mínimo indispensable. Mi esposa me recordaba una y otra vez el estado en que llegué a la meta en el 2015 y no accedió a dejarme solo, así que encontramos la manera de ajustar los gastos y el viernes 25 por la mañana, con mi esposa, mi hijo de 11 años y la chiquita de 6, estábamos viajando a León. :P

Después de dar varias vueltas por la ciudad, por fin llegamos a la tienda donde se entregarían los paquetes, de ahí al hotel; una vuelta al centro donde compramos unos tamales malísimos, una botella más de suero y a descansar, pues a las tres de la mañana había que levantarse, para estar en el Parque Metropolitano a las cuatro.

El niño estuvo tosiendo toda la noche, así que las cuatro horas disponibles se convirtieron en… un poco menos. 3:00 a.m. a levantarse, dos visitas al área de descarga, una galleta integral, agua, un poco de café y a buscar el parque, pues el lugar de reunión estaba situado en la puerta norte???.

Al ingresar al parque fui de los primeros en llegar; el equipo organizador iniciaba el acomodo de sus arreos, saludé a algunos “conocidos” en un grupo de face de Ultras de León, incluyendo a Ángel y Gaby-Quetza; una vuelta más al wc donde encontré a un amigo de Tampico que conocí en el Maratón de Guadalajara y regresé corriendo a la línea de salida cuando concluía la cuenta regresiva. :

Al fin, todo lo anterior tenía sentido; las muuuuchas horas de entrenamiento solitario, los miles de kilómetros recorridos (haciendo una cuenta rápida, fueron aproximadamente 2400); flashazos pasaron por mi mente de muchos momentos, “pláticas” en la familia (los harté con mi tema recurrente, principalmente a mi esposa, quien me tolera y me apoya), lugares, tiempos, cansancios, amaneceres, anocheceres. La emoción recorre todo el cuerpo, grito, silbo, levanto los brazos, junto las manos en señal de oración y acción de gracias, levantando los ojos al cielo…por fin!!!, el momento ha llegado. :P :P

Está muy oscuro, poca luz en el parque y en algunos lugares, nada; pocos corredores llevan lámpara en al frente o en la mano, solo espero no pisar una piedra o un bache. Salimos del parque para completar los primeros 21 kilómetros hacia algún lugar que no tengo idea. Cuando llegamos al punto de retorno no hay ni un señalamiento, ninguna persona que nos indique que hay que regresar; nos juntamos 5 o 6 corredores, nos detenemos y concluimos que hay que darle para atrás. Una chica canta al ritmo de algún tema en sus oídos, mucha plática entre los pequeños grupos que se acompañan, yo corro unos kilómetros con Francisco Preciado de Tampico, su sobrino y Jorge Rangel de León (creo que eran esos sus nombres). Entramos y salimos del parque para completar esos extraños 21 k y por fin nos dan una pulsera indicando que inicia la cuenta de vueltas, los que corremos 100 deberemos obtener 11.

Entonces comienza la historia, correr, correr y correr. Nunca hago un plan de carrera, pero para esta ocasión hasta hice mi tabla en Excel, por lo que a cada rato checaba mi reloj para avanzar según el ritmo planeado; máximo 5:50, mínimo 6:10 min/km.

Por el kilómetro 50 llegó mi esposa, hija e hijo, lo cual me dio una nueva inyección de energía; :P :P en cada vuelta mis chiquitines me ofrecían agua, mi gel casero, pan integral con nutella, fruta, pero sobre todo su sonrisa y algunos metros con su compañía. Igualmente en cada ida y regreso me topaba con Gaby – Quetza, quien siempre contestaba con la sonrisa que la caracteriza (bueno, casi siempre, porque cuando llevaba como 50, la sonrisa apenas si se dibujaba en su rostro, pero reapareció en la última vuelta).

Durante varios kilómetros corrí junto al Master Ángel Contreras, pero cuando me empecé a detener para la asistencia de mi esposa, que me ofrecía alimento y masaje en las piernas ya cansadas (por el kilómetro 70), Ángel se fue alejando poco a poco cada vez más, de tal manera, que al final fue como media vuelta. Es impresionante cómo maneja sus tiempos.
En una de esas paradas para masaje, pedí a mi esposa que pusiera un poco más de aceite en la parte superior del tobillo derecho, pues dolía. :x :x

Los primeros 60 kilómetros resultaron en el rango de tiempo planeado, 6 horas, 10 kilómetros por hora, pero a partir de allí (entre el 60 y 70) comenzó la batalla física y mental. Momentos de autoanimarme recordando todo lo hecho previamente para llegar a ese momento, recordando a mi padre que me acompaña desde el cielo, dando gracias a la vida por poder estar allí, haciendo lo que quiero hacer, a mi esposa, hijos, a mi madre que reza por mí cada día, y en especial hoy; inclusive pensaba que me gustaría quedarme en este estado vital para siempre, en algo así como en el cielo del corredor (recordé al amigo Viajero). Luego llegaba el hastío, pensando que ya quería que terminara, que una vuelta más sería demasiado. :evil:

Durante todo el recorrido tomé agua y suero, pero aun así sentía la boca muy reseca y tomaba más agua, más suero. Al concluir cada media vuelta preguntaba a los grupos de apoyo cuanto faltaba (aunque ya lo sabía), pedía abastecimiento, pero sobre todo otras piernas. Ahora solo importaba aguantar con dignidad hasta el final. El reloj se cansó primero y se apagó; ya lo esperaba, por lo que llevé uno de repuesto, pero perdí la cuenta; ya no sabía el ritmo, el tiempo transcurrido ni la distancia recorrida; en la meta no había un cronómetro, así que la tarea era solo llegar. Caminé varias veces, estiraba piernas y tronco, relajaba los hombros que ya dolían, mientras las corredoras y corredores iban y venían, cada vez menos, cada vez más lentos y cada vez con los rostros confusos y muecas de dolor; ya eran menos las palabras de aliento y menos las respuestas de reciprocidad, si acaso un gesto como respuesta; inclusive una chica, que al principio iba cantando, lloraba amargamente mientras caminaba.

Durante los últimos 20 o 30 kilómetros finales, ya con el cansancio físico acumulado, me cuestioné muchas veces si todo esto tenía sentido, si había valido la pena el largo tiempo de preparación, los muchos kilómetros recorridos, el pensar y dedicar muchas horas, dias, meses a este objetivo y me dije: YA NO.

Por fin llego al punto del último retorno, agradecí al grupo de voluntarios por todo el apoyo en cada vuelta, tomo más suero y agua, una esponja con agua fría que exprimo sobre la cabeza y comienza el final. No tenía idea de cuánto tiempo llevaba, solo sabía que faltaban como dos kilómetros. Platiqué unos segundos con otro corredor y su acompañante que aún les faltaban dos vueltas y uno que llevaba la misma distancia que yo. Pensar que ya casi concluía me permitió en esos 2 kilómetros correr a un paso firme y constante hasta la meta.

Se escuchó en el sonido que estaba por llegar a la meta la primera dama, yo iba unos metros atrás. Cuando intenté cruzar la meta el equipo organizador había colocado una gran lona para tomar las fotos de la ganadora, de tal manera que no me dejaban cruzar para pisar el tapete electrónico, les dije “Heeey, yo también voy llegando” mientras hacía a un lado la lona, pero nadie me peló; quise festejar, levantar los brazos, gritar de gusto por la meta cumplida, pero tuve que preocuparme por abrirme paso. La mesa con las medallas estaba sola; con la molestia en el rostro me regresé con una de las chicas y le reclamé mi medalla, se disculpó, me la entregó, una foto obligada y se retiró. Había una mesa con comida y tuve que preguntar a algún corredor o visitante si podía pasar por un plato. Agotado, adolorido e ignorado, solo murmuré “no mammm…. Chin… a … su…” etc. :evil: :evil: :evil:

La real bienvenida y festejo, el que sí contó, fue con mi esposa e hijos, quienes estaban felices porque su papá había concluido los 100 kilómetros. Compartimos la comida y algunas cosas que traía una bolsa que entregaron; mi esposa me dio un rico masaje con aceite en ambas piernas y regresamos al hotel. Como no había ni un cronómetro en la meta y mi reloj había muerto, no tenía ni idea de mi tiempo; sabía que me había pasado por mucho de lo planeado, pero, haciendo cuentas, y por una publicación de Ángel en el face del tiempo que él había realizado, supuse que yo andaría alrededor de las 11 horas. El tiempo oficial fue de 10:54 horas.

Haciendo un breve resumen, no sé qué pasó o que falló en el programa de entrenamiento o durante la carrera. Aumenté un poco las sesiones dobles de larga distancia, pero las corrí un poco más lento; las molestias en rodilla y cadera estuvieron de alguna manera controladas. Durante la carrera me cansé menos que el año pasado, caminé menos, no hubo calambres ni desfallecimientos, solo el dolor en la parte superior del empeine del pie derecho, pero no me impidió continuar; me comentó Ángel y después mi esposa que en las últimas dos vueltas se me notaba dificultad para pisar. Al llegar al hotel observé que la zona afectada estaba roja y muy inflamada, de hecho no podía flexionar el pie para pisar el acelerador y ya no toleraba el contacto con el piso. Aún así salimos de compras al centro por la noche. Hoy, mientras escribo esto, ha bajado un poco la inflamación, y casi no hay dolor, probablemente por el medicamento, aunque sigue rechinando el músculo al intentar flexionar.

Hay una lucha interna para convencerme que fue una buena carrera, que lo realizado es directamente proporcional con el entrenamiento, que debo estar feliz, etc, etc. pero sigo un poco frustrado por el resultado. De hecho, el día de ayer por la noche tomé la medalla, (está muy bonita) la coloque en mi pecho y la presumí con mis hijos levantando los brazos y festejando como si llegara a la meta, como para cerrar este capítulo y darle a lo que sigue; escribir esta crónica también tiene este propósito.

Lo que resta del año me tomaré un descanso, corriendo cuando tenga ganas (ya que pueda), sin programas ni objetivos y ya veré qué sigue para el 2017, pero definitivamente NO 100 kilómetros.

Doy gracias a Dios por permitirme llegar a esta meta; a los ultracorredores de León por su apoyo, a los pocos amigos que aún circulan por este foro, a los organizadores por su atención durante todo (casi todo) el evento, pero sobre todo a mi esposa, que me tolera, me aguanta y me apoya; que aun con su situación de salud hizo todo lo necesario para acompañarme en todo el proceso y en este día en particular.

Estoy Feliz por que soy Ultramaratonista.... Muchas Gracias!!!!!



Un saludo a las amigas y amigos del foro; espero que los objetivos de este año se hayan cumplido con creces y que el 2017 sea mucho mejor en todos los aspectos de su existencia. :P :arrow:
Última edición por Miguelsan el Vie Dic 02, 2016 12:46 am, editado 2 veces en total.



Avatar de Usuario
arq4001
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 3266
Registrado: Lun Feb 28, 2011 11:22 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor arq4001 » Jue Dic 01, 2016 10:47 am

Impresionante Miguel.
Ya terminar es gran merito y mas con esos entrenamientos que llevaste.
Felicidades!!


ULTRAS
2014 UltraTrail Gdl 50k
MARATONES
2016: Lala/DF/Jungfrau
2015: Mty/Ags/DF/SLP/Luxemburgo/Lala
2014: Mty/Ags/Gdl/Berlín/Jungfrau/DF/SLP/Lala
2013: Mty/Ags/Qro/León/DF/SLP/Praga/Lala
2012: Ags/Qro/DF/SLP/Roma
2011: Mty/Qro/DF/SLP/Lala
2010: DF

Avatar de Usuario
Miguelsan
Corredor de por vida
Corredor de por vida
Mensajes: 626
Registrado: Vie Oct 26, 2012 7:44 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Miguelsan » Jue Dic 01, 2016 9:41 pm

arq4001 escribió:Impresionante Miguel.
Ya terminar es gran merito y mas con esos entrenamientos que llevaste.
Felicidades!!

Muchas gracias "Arqui"



Avatar de Usuario
Quetza
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 1150
Registrado: Lun Jun 25, 2012 8:31 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Quetza » Sab Dic 03, 2016 8:45 pm

Miguelsan escribió:He aquí mi ultra crónica.

2 de mayo inicié “formalmente” el programa de entrenamiento, después de cinco meses de incertidumbre por las sensaciones en las zonas sensibles previamente “afectadas” (rodilla y cadera). 30 semanas de preparación exclusiva, con altibajos por cuestiones familiares, laborales y de salud, pero fue avanzando. 16 semanas con dobles sesiones de larga distancia progresiva; las últimas cuatro con casi 360 kilómetros en 8 corridas de fin de semana.

A tres semanas de la fecha esperada, llegaron las dudas sobre el viaje en familia, pues las cuentas no checaban y mi propuesta fue viajar solo, en autobús, hospedarme el viernes y el mismo sábado por la noche regresar, con esto el gasto sería lo mínimo indispensable. Mi esposa me recordaba una y otra vez el estado en que llegué a la meta en el 2015 y no accedió a dejarme solo, así que encontramos la manera de ajustar los gastos y el viernes 25 por la mañana, con mi esposa, mi hijo de 11 años y la chiquita de 6, estábamos viajando a León. :P

Después de dar varias vueltas por la ciudad, por fin llegamos a la tienda donde se entregarían los paquetes, de ahí al hotel; una vuelta al centro donde compramos unos tamales malísimos, una botella más de suero y a descansar, pues a las tres de la mañana había que levantarse, para estar en el Parque Metropolitano a las cuatro.

El niño estuvo tosiendo toda la noche, así que las cuatro horas disponibles se convirtieron en… un poco menos. 3:00 a.m. a levantarse, dos visitas al área de descarga, una galleta integral, agua, un poco de café y a buscar el parque, pues el lugar de reunión estaba situado en la puerta norte???.

Al ingresar al parque fui de los primeros en llegar; el equipo organizador iniciaba el acomodo de sus arreos, saludé a algunos “conocidos” en un grupo de face de Ultras de León, incluyendo a Ángel y Gaby-Quetza; una vuelta más al wc donde encontré a un amigo de Tampico que conocí en el Maratón de Guadalajara y regresé corriendo a la línea de salida cuando concluía la cuenta regresiva. :

Al fin, todo lo anterior tenía sentido; las muuuuchas horas de entrenamiento solitario, los miles de kilómetros recorridos (haciendo una cuenta rápida, fueron aproximadamente 2400); flashazos pasaron por mi mente de muchos momentos, “pláticas” en la familia (los harté con mi tema recurrente, principalmente a mi esposa, quien me tolera y me apoya), lugares, tiempos, cansancios, amaneceres, anocheceres. La emoción recorre todo el cuerpo, grito, silbo, levanto los brazos, junto las manos en señal de oración y acción de gracias, levantando los ojos al cielo…por fin!!!, el momento ha llegado. :P :P

Está muy oscuro, poca luz en el parque y en algunos lugares, nada; pocos corredores llevan lámpara en al frente o en la mano, solo espero no pisar una piedra o un bache. Salimos del parque para completar los primeros 21 kilómetros hacia algún lugar que no tengo idea. Cuando llegamos al punto de retorno no hay ni un señalamiento, ninguna persona que nos indique que hay que regresar; nos juntamos 5 o 6 corredores, nos detenemos y concluimos que hay que darle para atrás. Una chica canta al ritmo de algún tema en sus oídos, mucha plática entre los pequeños grupos que se acompañan, yo corro unos kilómetros con Francisco Preciado de Tampico, su sobrino y Jorge Rangel de León (creo que eran esos sus nombres). Entramos y salimos del parque para completar esos extraños 21 k y por fin nos dan una pulsera indicando que inicia la cuenta de vueltas, los que corremos 100 deberemos obtener 11.

Entonces comienza la historia, correr, correr y correr. Nunca hago un plan de carrera, pero para esta ocasión hasta hice mi tabla en Excel, por lo que a cada rato checaba mi reloj para avanzar según el ritmo planeado; máximo 5:50, mínimo 6:10 min/km.

Por el kilómetro 50 llegó mi esposa, hija e hijo, lo cual me dio una nueva inyección de energía; :P :P en cada vuelta mis chiquitines me ofrecían agua, mi gel casero, pan integral con nutella, fruta, pero sobre todo su sonrisa y algunos metros con su compañía. Igualmente en cada ida y regreso me topaba con Gaby – Quetza, quien siempre contestaba con la sonrisa que la caracteriza (bueno, casi siempre, porque cuando llevaba como 50, la sonrisa apenas si se dibujaba en su rostro, pero reapareció en la última vuelta).

Durante varios kilómetros corrí junto al Master Ángel Contreras, pero cuando me empecé a detener para la asistencia de mi esposa, que me ofrecía alimento y masaje en las piernas ya cansadas (por el kilómetro 70), Ángel se fue alejando poco a poco cada vez más, de tal manera, que al final fue como media vuelta. Es impresionante cómo maneja sus tiempos.
En una de esas paradas para masaje, pedí a mi esposa que pusiera un poco más de aceite en la parte superior del tobillo derecho, pues dolía. :x :x

Los primeros 60 kilómetros resultaron en el rango de tiempo planeado, 6 horas, 10 kilómetros por hora, pero a partir de allí (entre el 60 y 70) comenzó la batalla física y mental. Momentos de autoanimarme recordando todo lo hecho previamente para llegar a ese momento, recordando a mi padre que me acompaña desde el cielo, dando gracias a la vida por poder estar allí, haciendo lo que quiero hacer, a mi esposa, hijos, a mi madre que reza por mí cada día, y en especial hoy; inclusive pensaba que me gustaría quedarme en este estado vital para siempre, en algo así como en el cielo del corredor (recordé al amigo Viajero). Luego llegaba el hastío, pensando que ya quería que terminara, que una vuelta más sería demasiado. :evil:

Durante todo el recorrido tomé agua y suero, pero aun así sentía la boca muy reseca y tomaba más agua, más suero. Al concluir cada media vuelta preguntaba a los grupos de apoyo cuanto faltaba (aunque ya lo sabía), pedía abastecimiento, pero sobre todo otras piernas. Ahora solo importaba aguantar con dignidad hasta el final. El reloj se cansó primero y se apagó; ya lo esperaba, por lo que llevé uno de repuesto, pero perdí la cuenta; ya no sabía el ritmo, el tiempo transcurrido ni la distancia recorrida; en la meta no había un cronómetro, así que la tarea era solo llegar. Caminé varias veces, estiraba piernas y tronco, relajaba los hombros que ya dolían, mientras las corredoras y corredores iban y venían, cada vez menos, cada vez más lentos y cada vez con los rostros confusos y muecas de dolor; ya eran menos las palabras de aliento y menos las respuestas de reciprocidad, si acaso un gesto como respuesta; inclusive una chica, que al principio iba cantando, lloraba amargamente mientras caminaba.

Durante los últimos 20 o 30 kilómetros finales, ya con el cansancio físico acumulado, me cuestioné muchas veces si todo esto tenía sentido, si había valido la pena el largo tiempo de preparación, los muchos kilómetros recorridos, el pensar y dedicar muchas horas, dias, meses a este objetivo y me dije: YA NO.

Por fin llego al punto del último retorno, agradecí al grupo de voluntarios por todo el apoyo en cada vuelta, tomo más suero y agua, una esponja con agua fría que exprimo sobre la cabeza y comienza el final. No tenía idea de cuánto tiempo llevaba, solo sabía que faltaban como dos kilómetros. Platiqué unos segundos con otro corredor y su acompañante que aún les faltaban dos vueltas y uno que llevaba la misma distancia que yo. Pensar que ya casi concluía me permitió en esos 2 kilómetros correr a un paso firme y constante hasta la meta.

Se escuchó en el sonido que estaba por llegar a la meta la primera dama, yo iba unos metros atrás. Cuando intenté cruzar la meta el equipo organizador había colocado una gran lona para tomar las fotos de la ganadora, de tal manera que no me dejaban cruzar para pisar el tapete electrónico, les dije “Heeey, yo también voy llegando” mientras hacía a un lado la lona, pero nadie me peló; quise festejar, levantar los brazos, gritar de gusto por la meta cumplida, pero tuve que preocuparme por abrirme paso. La mesa con las medallas estaba sola; con la molestia en el rostro me regresé con una de las chicas y le reclamé mi medalla, se disculpó, me la entregó, una foto obligada y se retiró. Había una mesa con comida y tuve que preguntar a algún corredor o visitante si podía pasar por un plato. Agotado, adolorido e ignorado, solo murmuré “no mammm…. Chin… a … su…” etc. :evil: :evil: :evil:

La real bienvenida y festejo, el que sí contó, fue con mi esposa e hijos, quienes estaban felices porque su papá había concluido los 100 kilómetros. Compartimos la comida y algunas cosas que traía una bolsa que entregaron; mi esposa me dio un rico masaje con aceite en ambas piernas y regresamos al hotel. Como no había ni un cronómetro en la meta y mi reloj había muerto, no tenía ni idea de mi tiempo; sabía que me había pasado por mucho de lo planeado, pero, haciendo cuentas, y por una publicación de Ángel en el face del tiempo que él había realizado, supuse que yo andaría alrededor de las 11 horas. El tiempo oficial fue de 10:54 horas.

Haciendo un breve resumen, no sé qué pasó o que falló en el programa de entrenamiento o durante la carrera. Aumenté un poco las sesiones dobles de larga distancia, pero las corrí un poco más lento; las molestias en rodilla y cadera estuvieron de alguna manera controladas. Durante la carrera me cansé menos que el año pasado, caminé menos, no hubo calambres ni desfallecimientos, solo el dolor en la parte superior del empeine del pie derecho, pero no me impidió continuar; me comentó Ángel y después mi esposa que en las últimas dos vueltas se me notaba dificultad para pisar. Al llegar al hotel observé que la zona afectada estaba roja y muy inflamada, de hecho no podía flexionar el pie para pisar el acelerador y ya no toleraba el contacto con el piso. Aún así salimos de compras al centro por la noche. Hoy, mientras escribo esto, ha bajado un poco la inflamación, y casi no hay dolor, probablemente por el medicamento, aunque sigue rechinando el músculo al intentar flexionar.

Hay una lucha interna para convencerme que fue una buena carrera, que lo realizado es directamente proporcional con el entrenamiento, que debo estar feliz, etc, etc. pero sigo un poco frustrado por el resultado. De hecho, el día de ayer por la noche tomé la medalla, (está muy bonita) la coloque en mi pecho y la presumí con mis hijos levantando los brazos y festejando como si llegara a la meta, como para cerrar este capítulo y darle a lo que sigue; escribir esta crónica también tiene este propósito.

Lo que resta del año me tomaré un descanso, corriendo cuando tenga ganas (ya que pueda), sin programas ni objetivos y ya veré qué sigue para el 2017, pero definitivamente NO 100 kilómetros.

Doy gracias a Dios por permitirme llegar a esta meta; a los ultracorredores de León por su apoyo, a los pocos amigos que aún circulan por este foro, a los organizadores por su atención durante todo (casi todo) el evento, pero sobre todo a mi esposa, que me tolera, me aguanta y me apoya; que aun con su situación de salud hizo todo lo necesario para acompañarme en todo el proceso y en este día en particular.

Estoy Feliz por que soy Ultramaratonista.... Muchas Gracias!!!!!



Un saludo a las amigas y amigos del foro; espero que los objetivos de este año se hayan cumplido con creces y que el 2017 sea mucho mejor en todos los aspectos de su existencia. :P :arrow:


Pues la verdad, debes estar muy orgulloso de haber logrado semejante reto y más con la lesión a ese nivel en tu empeine. Recuerda que corriste 100km y eso es un chin....o dijo el Arqui, supongo que el no querer hacer otra vez 100 es temporal :mrgreen: ya te volverá a picar la espinita de la revancha. Me dio muchisimo gusto ver a tu esposa y conocer a tus hijos, hermosos, es increíble el apoyo que te ofrecen. Qué poca de tu recibimiento a la meta por las personas del ultra, como si no hubiera sido tan importante como el de la chava. Supongo en base a mi experiencia, que el quedarnos sin la aplicación del celular o reloj, nos desmoraliza un poco, pues el perder el ritmo o la música en mi caso, es como navegar sin ver el faro a lo lejos, a mí se me acabó la música como en el 60 y cuando creía que me faltaba una vuelta y me dijeron que dos, me tumbó también, pero cuando supe qeu llegaba mi familia fue la inyección que me faltaba.
La verdad qeu todo el rato te vi muy entero!! y si no lo estuviste al final, es de lo más normal, FUERON 100 KM!!!!!
MUCHISIMAS FELICIDADES!!!
Fue un gusto verlos de nuevo. Para la otra me dices de los tamales y te llevo a unos deliciosos. :P

Te mando el abrazo de la meta donde no te alcancé a felicitar. Felicidades!!


Maratón 04:27:?? RP(confiando en Endomondo) :roll:
UltraMaratón 70km 08:46:51 :mrgreen:

Avatar de Usuario
Quetza
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 1150
Registrado: Lun Jun 25, 2012 8:31 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Quetza » Sab Dic 03, 2016 8:46 pm

Miguelsan escribió:Muuchas felicidades Gaby-Quetza-Ultra.

Me dio muchísimo gusto coincidir contigo en este ULTRAMARATÓN, saludarte y verte como 10 veces en cada ida y vuelta (veees que no es tan tedioso como parece) y verte siempre (casi siempre) sonreir.

Muchas Felicidades. Eres Ultra corredora.



:mrgreen: Gracias Miguel!! ....no es aburrido !! :lol: :lol: :lol: eso me pasa por habladora :lol: :lol:


Maratón 04:27:?? RP(confiando en Endomondo) :roll:
UltraMaratón 70km 08:46:51 :mrgreen:

Avatar de Usuario
Quetza
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 1150
Registrado: Lun Jun 25, 2012 8:31 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Quetza » Sab Dic 03, 2016 8:48 pm

Enriquezrunner escribió:WOW!!!
No me cabe en la cabeza correr una distanciototota como de 70 kms.
Bueno, pa'cabar pronto, ni 60, ni 50 (y orita, ni "siquiera" 40).
Felicidades, eres Ultra!



:shock: pero si tu eres muy "power" ...cómo que ni 40? Espero ya estés preparando el desquite.
Muchas gracias!!


Maratón 04:27:?? RP(confiando en Endomondo) :roll:
UltraMaratón 70km 08:46:51 :mrgreen:

Avatar de Usuario
Enriquezrunner
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 4118
Registrado: Mar May 31, 2011 10:26 am
Gender: None specified

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor Enriquezrunner » Jue Dic 22, 2016 10:43 am

Miguelsan escribió:He aquí mi ultra crónica.

2 de mayo inicié “formalmente” el programa de entrenamiento, después de cinco meses de incertidumbre por las sensaciones en las zonas sensibles previamente “afectadas” (rodilla y cadera). 30 semanas de preparación exclusiva, con altibajos por cuestiones familiares, laborales y de salud, pero fue avanzando. 16 semanas con dobles sesiones de larga distancia progresiva; las últimas cuatro con casi 360 kilómetros en 8 corridas de fin de semana.

A tres semanas de la fecha esperada, llegaron las dudas sobre el viaje en familia, pues las cuentas no checaban y mi propuesta fue viajar solo, en autobús, hospedarme el viernes y el mismo sábado por la noche regresar, con esto el gasto sería lo mínimo indispensable. Mi esposa me recordaba una y otra vez el estado en que llegué a la meta en el 2015 y no accedió a dejarme solo, así que encontramos la manera de ajustar los gastos y el viernes 25 por la mañana, con mi esposa, mi hijo de 11 años y la chiquita de 6, estábamos viajando a León. :P

Después de dar varias vueltas por la ciudad, por fin llegamos a la tienda donde se entregarían los paquetes, de ahí al hotel; una vuelta al centro donde compramos unos tamales malísimos, una botella más de suero y a descansar, pues a las tres de la mañana había que levantarse, para estar en el Parque Metropolitano a las cuatro.

El niño estuvo tosiendo toda la noche, así que las cuatro horas disponibles se convirtieron en… un poco menos. 3:00 a.m. a levantarse, dos visitas al área de descarga, una galleta integral, agua, un poco de café y a buscar el parque, pues el lugar de reunión estaba situado en la puerta norte???.

Al ingresar al parque fui de los primeros en llegar; el equipo organizador iniciaba el acomodo de sus arreos, saludé a algunos “conocidos” en un grupo de face de Ultras de León, incluyendo a Ángel y Gaby-Quetza; una vuelta más al wc donde encontré a un amigo de Tampico que conocí en el Maratón de Guadalajara y regresé corriendo a la línea de salida cuando concluía la cuenta regresiva. :

Al fin, todo lo anterior tenía sentido; las muuuuchas horas de entrenamiento solitario, los miles de kilómetros recorridos (haciendo una cuenta rápida, fueron aproximadamente 2400); flashazos pasaron por mi mente de muchos momentos, “pláticas” en la familia (los harté con mi tema recurrente, principalmente a mi esposa, quien me tolera y me apoya), lugares, tiempos, cansancios, amaneceres, anocheceres. La emoción recorre todo el cuerpo, grito, silbo, levanto los brazos, junto las manos en señal de oración y acción de gracias, levantando los ojos al cielo…por fin!!!, el momento ha llegado. :P :P

Está muy oscuro, poca luz en el parque y en algunos lugares, nada; pocos corredores llevan lámpara en al frente o en la mano, solo espero no pisar una piedra o un bache. Salimos del parque para completar los primeros 21 kilómetros hacia algún lugar que no tengo idea. Cuando llegamos al punto de retorno no hay ni un señalamiento, ninguna persona que nos indique que hay que regresar; nos juntamos 5 o 6 corredores, nos detenemos y concluimos que hay que darle para atrás. Una chica canta al ritmo de algún tema en sus oídos, mucha plática entre los pequeños grupos que se acompañan, yo corro unos kilómetros con Francisco Preciado de Tampico, su sobrino y Jorge Rangel de León (creo que eran esos sus nombres). Entramos y salimos del parque para completar esos extraños 21 k y por fin nos dan una pulsera indicando que inicia la cuenta de vueltas, los que corremos 100 deberemos obtener 11.

Entonces comienza la historia, correr, correr y correr. Nunca hago un plan de carrera, pero para esta ocasión hasta hice mi tabla en Excel, por lo que a cada rato checaba mi reloj para avanzar según el ritmo planeado; máximo 5:50, mínimo 6:10 min/km.

Por el kilómetro 50 llegó mi esposa, hija e hijo, lo cual me dio una nueva inyección de energía; :P :P en cada vuelta mis chiquitines me ofrecían agua, mi gel casero, pan integral con nutella, fruta, pero sobre todo su sonrisa y algunos metros con su compañía. Igualmente en cada ida y regreso me topaba con Gaby – Quetza, quien siempre contestaba con la sonrisa que la caracteriza (bueno, casi siempre, porque cuando llevaba como 50, la sonrisa apenas si se dibujaba en su rostro, pero reapareció en la última vuelta).

Durante varios kilómetros corrí junto al Master Ángel Contreras, pero cuando me empecé a detener para la asistencia de mi esposa, que me ofrecía alimento y masaje en las piernas ya cansadas (por el kilómetro 70), Ángel se fue alejando poco a poco cada vez más, de tal manera, que al final fue como media vuelta. Es impresionante cómo maneja sus tiempos.
En una de esas paradas para masaje, pedí a mi esposa que pusiera un poco más de aceite en la parte superior del tobillo derecho, pues dolía. :x :x

Los primeros 60 kilómetros resultaron en el rango de tiempo planeado, 6 horas, 10 kilómetros por hora, pero a partir de allí (entre el 60 y 70) comenzó la batalla física y mental. Momentos de autoanimarme recordando todo lo hecho previamente para llegar a ese momento, recordando a mi padre que me acompaña desde el cielo, dando gracias a la vida por poder estar allí, haciendo lo que quiero hacer, a mi esposa, hijos, a mi madre que reza por mí cada día, y en especial hoy; inclusive pensaba que me gustaría quedarme en este estado vital para siempre, en algo así como en el cielo del corredor (recordé al amigo Viajero). Luego llegaba el hastío, pensando que ya quería que terminara, que una vuelta más sería demasiado. :evil:

Durante todo el recorrido tomé agua y suero, pero aun así sentía la boca muy reseca y tomaba más agua, más suero. Al concluir cada media vuelta preguntaba a los grupos de apoyo cuanto faltaba (aunque ya lo sabía), pedía abastecimiento, pero sobre todo otras piernas. Ahora solo importaba aguantar con dignidad hasta el final. El reloj se cansó primero y se apagó; ya lo esperaba, por lo que llevé uno de repuesto, pero perdí la cuenta; ya no sabía el ritmo, el tiempo transcurrido ni la distancia recorrida; en la meta no había un cronómetro, así que la tarea era solo llegar. Caminé varias veces, estiraba piernas y tronco, relajaba los hombros que ya dolían, mientras las corredoras y corredores iban y venían, cada vez menos, cada vez más lentos y cada vez con los rostros confusos y muecas de dolor; ya eran menos las palabras de aliento y menos las respuestas de reciprocidad, si acaso un gesto como respuesta; inclusive una chica, que al principio iba cantando, lloraba amargamente mientras caminaba.

Durante los últimos 20 o 30 kilómetros finales, ya con el cansancio físico acumulado, me cuestioné muchas veces si todo esto tenía sentido, si había valido la pena el largo tiempo de preparación, los muchos kilómetros recorridos, el pensar y dedicar muchas horas, dias, meses a este objetivo y me dije: YA NO.

Por fin llego al punto del último retorno, agradecí al grupo de voluntarios por todo el apoyo en cada vuelta, tomo más suero y agua, una esponja con agua fría que exprimo sobre la cabeza y comienza el final. No tenía idea de cuánto tiempo llevaba, solo sabía que faltaban como dos kilómetros. Platiqué unos segundos con otro corredor y su acompañante que aún les faltaban dos vueltas y uno que llevaba la misma distancia que yo. Pensar que ya casi concluía me permitió en esos 2 kilómetros correr a un paso firme y constante hasta la meta.

Se escuchó en el sonido que estaba por llegar a la meta la primera dama, yo iba unos metros atrás. Cuando intenté cruzar la meta el equipo organizador había colocado una gran lona para tomar las fotos de la ganadora, de tal manera que no me dejaban cruzar para pisar el tapete electrónico, les dije “Heeey, yo también voy llegando” mientras hacía a un lado la lona, pero nadie me peló; quise festejar, levantar los brazos, gritar de gusto por la meta cumplida, pero tuve que preocuparme por abrirme paso. La mesa con las medallas estaba sola; con la molestia en el rostro me regresé con una de las chicas y le reclamé mi medalla, se disculpó, me la entregó, una foto obligada y se retiró. Había una mesa con comida y tuve que preguntar a algún corredor o visitante si podía pasar por un plato. Agotado, adolorido e ignorado, solo murmuré “no mammm…. Chin… a … su…” etc. :evil: :evil: :evil:

La real bienvenida y festejo, el que sí contó, fue con mi esposa e hijos, quienes estaban felices porque su papá había concluido los 100 kilómetros. Compartimos la comida y algunas cosas que traía una bolsa que entregaron; mi esposa me dio un rico masaje con aceite en ambas piernas y regresamos al hotel. Como no había ni un cronómetro en la meta y mi reloj había muerto, no tenía ni idea de mi tiempo; sabía que me había pasado por mucho de lo planeado, pero, haciendo cuentas, y por una publicación de Ángel en el face del tiempo que él había realizado, supuse que yo andaría alrededor de las 11 horas. El tiempo oficial fue de 10:54 horas.

Haciendo un breve resumen, no sé qué pasó o que falló en el programa de entrenamiento o durante la carrera. Aumenté un poco las sesiones dobles de larga distancia, pero las corrí un poco más lento; las molestias en rodilla y cadera estuvieron de alguna manera controladas. Durante la carrera me cansé menos que el año pasado, caminé menos, no hubo calambres ni desfallecimientos, solo el dolor en la parte superior del empeine del pie derecho, pero no me impidió continuar; me comentó Ángel y después mi esposa que en las últimas dos vueltas se me notaba dificultad para pisar. Al llegar al hotel observé que la zona afectada estaba roja y muy inflamada, de hecho no podía flexionar el pie para pisar el acelerador y ya no toleraba el contacto con el piso. Aún así salimos de compras al centro por la noche. Hoy, mientras escribo esto, ha bajado un poco la inflamación, y casi no hay dolor, probablemente por el medicamento, aunque sigue rechinando el músculo al intentar flexionar.

Hay una lucha interna para convencerme que fue una buena carrera, que lo realizado es directamente proporcional con el entrenamiento, que debo estar feliz, etc, etc. pero sigo un poco frustrado por el resultado. De hecho, el día de ayer por la noche tomé la medalla, (está muy bonita) la coloque en mi pecho y la presumí con mis hijos levantando los brazos y festejando como si llegara a la meta, como para cerrar este capítulo y darle a lo que sigue; escribir esta crónica también tiene este propósito.

Lo que resta del año me tomaré un descanso, corriendo cuando tenga ganas (ya que pueda), sin programas ni objetivos y ya veré qué sigue para el 2017, pero definitivamente NO 100 kilómetros.

Doy gracias a Dios por permitirme llegar a esta meta; a los ultracorredores de León por su apoyo, a los pocos amigos que aún circulan por este foro, a los organizadores por su atención durante todo (casi todo) el evento, pero sobre todo a mi esposa, que me tolera, me aguanta y me apoya; que aun con su situación de salud hizo todo lo necesario para acompañarme en todo el proceso y en este día en particular.

Estoy Feliz por que soy Ultramaratonista.... Muchas Gracias!!!!!



Un saludo a las amigas y amigos del foro; espero que los objetivos de este año se hayan cumplido con creces y que el 2017 sea mucho mejor en todos los aspectos de su existencia. :P :arrow:


Siempre me han asustado las ultra distancias. Será porque le tengo demasiado respeto a los 42.2 o será por cualquier otra cosa, pero echarse 50, 60 o ¡100! kms. de un sorbo es para mí algo extraordinario. Ustedes los ultras son extraordinarios.
Como extraordinario es haber logrado meta y más en ese tiempazo; a pesar del sufrimiento y a pesar de tu sentimiento de frustración por el detalle del tiempo, visto desde acá es un tremendo resultado el obtenido. Siempre tendemos a minimizar internamente nuestros logros, pero créeme que para los simples mortales que te leemos, lo que has hecho es tremendo.
Yo no dejaría de seguir intentando, pero solo el que está en los propios zapatos sabe la piedrita que trae adentro. Tal vez cambiar a otra distancia, no por indulgencia (que tratándose de correr ultras, eso no podría existir), sino por reconocer que el padre tiempo cobra impuestos y hay que pagarlos. Pero hay que seguir.
¡Muchas felicidades!
Tremenda crónica. Haces vivir lo que tú viviste.
No se por qué razón, pero no la vi en su momento y hoy con agradable sorpresa, me la encuentro.


If you see me collapsed, please pause my Garmin

Avatar de Usuario
GOGO
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 3376
Registrado: Mar May 18, 2010 8:14 am
Gender: Male
Contactar:

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor GOGO » Mar Ene 17, 2017 11:44 am

Muchas felicidades Miguel, hiciste una muy buena carrera. Estoy seguro que después de un periodo de "desintoxicación", volverás a pensar en los 100 kms. Así de necios somos los corredores.


ANY IDIOT CAN RUN A MARATHON... IT TAKES AN SPECIAL IDIOT TO RUN AN ULTRAMARATHON :mrgreen:

Avatar de Usuario
GOGO
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 3376
Registrado: Mar May 18, 2010 8:14 am
Gender: Male
Contactar:

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor GOGO » Mar Ene 17, 2017 11:46 am

Quetza, 70 kms son cosa seria! Y el tiempo me parece muy bueno. Muchas felicidades!


ANY IDIOT CAN RUN A MARATHON... IT TAKES AN SPECIAL IDIOT TO RUN AN ULTRAMARATHON :mrgreen:

Avatar de Usuario
GOGO
Ama correr
Ama correr
Mensajes: 3376
Registrado: Mar May 18, 2010 8:14 am
Gender: Male
Contactar:

Re: ULTRAMARATON LEON 2016

Notapor GOGO » Mar Ene 17, 2017 11:56 am

Por cierto Quetza, tu firma merece que la actualices y agregues el ultra 8)


ANY IDIOT CAN RUN A MARATHON... IT TAKES AN SPECIAL IDIOT TO RUN AN ULTRAMARATHON :mrgreen:


Volver a “La crónica”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado